domingo, 30 de marzo de 2008

MelancolíayAburrimiento de DomingoPorLaTarde







'Creo que no te quiero,



que solamente quiero la imposibilidad



tan obvia de quererte



como la mano izquierda



enamorada de ese guante



que vive en la derecha'.












Tengo un par de vicios que no puedo dominar. El tabaco, el reggeatón y Julio Cortázar. Este argentino revolucionario de la literatura es un camino de ida, se los aseguro.






En 1984 se publicó Salvo el Crepúsculo y ese mismo año falleció J. C. De ese mismo libro saqué este poema y los versos que leen arriba.









Una carta de amor






Todo lo que de vos quisiera



es tan poco en el fondo






porque en el fondo es todo






como un perro que pasa, una colina



esas cosas de nada, cotidianas,



espiga y cabellera y dos terrones,



el olor de tu cuerpo,



lo que decís de cualquier cosa,



conmigo o contra mía,






todo eso es tan poco



yo lo quiero de vos porque te quiero.






Que mires más allá de mí



que me ames con violenta prescindencia



del mañana, que el grito



de tu entrega se estrelle



en la cara de un jefe de oficina,






y que el placer que juntos inventamos



sea otro signo de la libertad.






1 comentario:

ENXO dijo...

en un lugar en el que nunca he estado, felizmente más allá
de cualquier experiencia, tus ojos tienen su silencio:
en tu gesto más frágil están las cosas que me cercan,
o aquellas que no puedo tocar porque están demasiado cerca

tu mirada más leve fácilmente puede descerrarme,
pese a que he cerrado mi ser como dedos,
vos me abrís siempre pétalo por pétalo, como la Primavera abre
(tocando hábilmente, misteriosamente) su primera rosa

o, si es tu voluntad cerrarme, yo y
mi vida se cerrarán muy hermosamente, repentinamente,
como cuando el centro de esta flor imagina
la nieve descendiendo cuidadosamente en todas partes

Nada de lo que podemos percibir en este mundo se compara
con el poder de tu intensa fragilidad: cuya textura
me fuerza con el color de sus tierras,
mostrando muerte y eternidad con cada respiración

(no sé que hay en vos que se cierra
y se abre; sólo que hay algo en mí que entiende
que la voz de tus ojos es más profunda que todas las rosas)
Nadie, ni siquiera la lluvia, tiene manos tan pequeñas.
E.E. Cummings

"la mejor forma de librarse de una tentacion es dejarse caer en ella"
O. Wilde

Besos
Enzo